Sin Frontera Stereo
Publicado el Jueves, 13 de Junio del 2024 La ciudad de San Antonio rinde homenaje a su Santo Patrono

La ciudad de San Antonio rinde homenaje a su Santo Patrono

  • La ciudad de San Antonio rinde homenaje a su Santo Patrono

Administrador

191 Visitas
REGIONAL

Autoridades y ciudadanos de San Antonio del Táchira, capital del municipio Bolívar, con diferentes actos rinden homenaje, este jueves 13 de junio, a su Santo Patrono,  San Antonio de Padua.

A las 6 de la tarde de hoy jueves, hay misa de acción de gracias en la Basílica Menor de San Antonio de Padua,  con la presencia de autoridades civiles, eclesiásticas e institucionales y comunidad del municipio Bolívar.

Tras la celebración eucarística, habrá Gala Cultural en la Plaza Bolívar, en homenaje al Santo Patrono, San Antonio de Padua, y en honor  al recientemente fallecido maestro  musical Francisco Antonio Barrera, hijo ilustre del municipio Bolívar.

La historia reseña  que San Antonio de Padua, nacido como Fernando de Bulhões en Lisboa, Portugal, el 15 de agosto de 1195,  fallecido el 13 de junio de 1231 en Padua, Italia, fue un fraile franciscano conocido por su profunda fe, su don de oratoria y los numerosos milagros que se le atribuyen.
Proveniente de una familia acomodada, a los 20 años, Fernando experimentó una profunda conversión que lo llevó a abandonar su vida mundana para unirse a la Orden Franciscana. Atraído por su ideal de pobreza, sencillez y compromiso con la ayuda a los más necesitados, encontró en esta orden el camino para realizar su vocación religiosa.
Dotado de una inteligencia excepcional y una memoria prodigiosa, San Antonio se destacó rápidamente en sus estudios teológicos.
Sin embargo, su verdadera pasión era la predicación del Evangelio. Recorrió Europa ofreciendo sermones apasionados y profundos que conmovían a las multitudes. Su don de oratoria, junto a su profunda fe y su amor por Dios, lo convirtieron en uno de los predicadores más famosos de su época.
A San Antonio de Padua se le atribuyen numerosos milagros, como la resurrección de un niño, la curación de enfermos y la aparición del Niño Jesús en sus brazos. Estos prodigios, junto a su vida ejemplar y su incansable labor evangelizadora, lo convirtieron en una figura venerada en todo el mundo.